¡Las Rocosas molan!

 

Si buscas un destino original para practicar deportes de invierno, te recomendamos que eches un vistazo a las Montañas Rocosas canadienses. Seguro que encuentras mucha menos gente, menos colas en los telesillas y todo el espacio que necesitas en las pistas. Las Rocosas son también garantía de una gruesa capa de hermosa nieve en polvo.

Paraíso de los deportes de invierno

Un ticket es todo lo que necesitas para acceder a los 26 telesillas de las tres estaciones de Lake Louise, Sunshine y Norquay. Todas las pistas son impresionantes, en especial las de Lake Louise, donde descenderás entre los árboles. No olvides parar de vez en cuando para maravillarte con las vistas de las majestuosas Montañas Rocosas, escuchando el suave sonido de los esquíes deslizándose sobre la nieve blanca y crujiente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Banff es la cuna del Heliskiing, por tanto, es el lugar perfecto para probar este deporte extremo. Pero si te gusta más el esquí nórdico debes ir a Canmore, el lugar donde entrenan los campeones de esta modalidad de todo el mundo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Disfruta de Banff

El Parque Nacional de Banff, que contiene la localidad de Banff, es el parque nacional más antiguo del mundo y ofrece las panorámicas mejor conservadas. Aunque Banff es una ciudad bastante pequeña, su oferta para cuando te quites los esquíes es muy amplia. Antes de sumergirte en su vida nocturna prueba las aguas termales que hicieron famosa a esta ciudad. Si quieres un momento de fotografía perfecto, alquila un traje de baño antiguo en Upper Hot Springs.

 

 

 

 

 

 

Deportes extremos

Los habitantes de Banff se inventan las cosas más extrañas para mantenerse ocupados en invierno, incluyendo bucear bajo el hielo del Lago Minnewanka con un chaleco con calentadores eléctricos. Otras actividades son la escalada por el hielo, la construcción de iglús o caminar por el hielo cerca de cascadas congeladas.

 

 

 

 

 

 

 
 

 

Lago Louise y Jasper

El Parque Nacional de Banff alberga también el Lago Louise, uno de los lagos más mágicos que hayas conocido. El lago debe su color verde esmeralda a los glaciares que fluyen y se deshacen en él. Hay numerosas rutas para caminar, montar en bicicleta o a caballo.

 

Viaja desde el Lago Louise (o desde Banff) a Jasper por la fantástica autopista Icefields Parkway y disfruta de unas impresionantes panorámicas que harán que tu viaje a Canadá perdure para siempre en tu memoria. No olvides detenerte en el camino en el Glaciar Crowfoot y en las Cataratas de Athabasca para disfrutar de un paisaje maravilloso.

About the Author

By sixto / Administrator, bbp_keymaster

Follow admin
on Oct 31, 2019